E75C2269-25EE-4C44-8649-D842B506E0E2 Created with sketchtool.
A+
40F48D74-0ABB-49BA-A923-C60ABF051698 Created with sketchtool.
4DB661F4-66CF-4EB3-963C-E4EBDDB94A68 Created with sketchtool.


FLUXO es una experiencia inmersiva que explora el movimiento continuo, fluido, espontáneo.

El 25 de mayo, el Museu de Arte do Rio inauguró su primer espacio inmersivo, con el objetivo de proponer al visitante una experiencia sensorial. La instalación inaugural, FLUXO, fue desarrollada por un equipo multidisciplinario liderado por la directora creativa Liana Brazil, de SuperUber. La sala ubicada en el primer piso del pabellón de exposiciones es una apuesta de la dirección del museo, por medio de su directora ejecutiva, Eleonora Santa Rosa, y forma parte de un nuevo núcleo de trabajo de la institución.

FLUXO es una experiencia inmersiva que explora el movimiento continuo, fluido, espontáneo. Al entrar en la sala oscura, el visitante va a percibir que sus huellas crean rastros que lo conectan a un núcleo donde imágenes y sonidos surgen de todos lados, inspirados en la exuberante naturaleza de Rio de Janeiro. Constelaciones, aguas, tempestades y trazados ancestrales son proyectados en pantallas que envuelven al público y lo transportan a otro espacio-tiempo, fuera de la historia, libre de comienzos-medios-finales.

“Este proyecto es un experimento creado a partir de conversaciones con grupos de jóvenes convocados por el museo, pretendiendo atraer nuevos públicos. Posee una dimensión poética, epifánica y sensorial, que conlleva, en su núcleo, esa idea de flujo, pues crea conexiones y movimientos por medio de un movimiento continuo”, explica Eleonora Santa Rosa. Liana Brazil completa: “Ese tipo de arte está cada vez más presente en los museos del mundo y con la inauguración de esta instalación, el MAR entra en la onda de la interdisciplinaridad del arte”, observa.